El maricón homófobo.

04 marzo, 2016

Bien rotos.


Hubieron tantas idas y venidas que pensaba en el retroceso. En que volveríamos al inicio. Volvería ese "te echo de menos" en forma de mensaje de Whatsapp. Seguiríamos intentándolo una vez tras otra. Hasta que no pudiésemos más. Hasta que nos rompiésemos el uno al otro. Pero resulta que ya ha pasado. Ya no podemos más. Ya nos hemos roto. Y bien rotos. 

Me acuesto pensando en si alguna vez se irá esta sensación de vacío que me acompaña. Ese dolor en el pecho que me grita que me falta algo. Me falta lo importante. Lo que me hacía sentir vivo. No creo que se vaya a ir. Y, de pronto, me encuentro buscándote en unos brazos cualquiera. En caras que ni se te parecen. En personas que no se merecen la tortura de fijarse en mí. Tortura porque no eres tú. Y si no eres tú, no hay nada que hacer.

Se que seguiré viviendo así una larga temporada, al menos. Seguiré confundiéndote con cualquiera que tenga la mala suerte de cruzarse en mi camino. Y me ilusionaré. Y luego la certeza de que me he vuelto a equivocar me abofeteará la cara.

He vuelto a fumar.


No hay comentarios

Publicar un comentario

Dani Gallagher © - DISEÑADO POR HERPARK