El maricón homófobo.

05 noviembre, 2015

Vuelvo a ser yo.


A medida que pasa el tiempo me doy cuenta de la gran cantidad de personas que voy dejando atrás. Si vuelvo la cabeza y pienso en como era mi vida el 5 de Noviembre de 2014 no puedo creerme que tan solo haya pasado un año. Las cosas no pueden cambiar tanto en un año.

Muy poco a poco he ido aceptando el hecho de que hay personas que llegan a tu vida para estar a tu lado una temporada, enseñarte alguna que otra lección y volver a irse. Antes, cuando alguien que me importaba salía de mi vida me negaba a aceptarlo. Intentaba arreglar lo que fuese que hiciese que esa persona ya no estuviera a mi lado. Pero ahora creo que está bien que la gente se vaya. Claro que duele perder apoyos importantes, pero muchas veces es estrictamente necesario. Y está bien.

Creo que todos tenemos la obligación de no dejar que las personas que nos rodean nos influyan hasta el punto de cambiar incluso nuestros pensamientos. Pero yo me equivoqué. No lo vi venir. Dejé que me cambiaran. He pasado alrededor de dos años sin ser yo mismo. Y ni siquiera me daba cuenta de que esto había ocurrido.

He tenido que apartarme de ciertas personas para poder recordar quien soy. Y con esto no quiero decir que toda la culpa de esto haya sido de esas personas. Por supuesto, el mayor culpable he sido yo. Pero he conseguido cambiarlo. Ahora vuelvo a ser yo. Vuelvo a reirme de verdad, vuelvo a decir lo que pienso. Vuelvo a tener mis propios pensamientos y a tener la convicción de que son igual de validos que los de cualquier otro. 

¿Sabéis esas veces en las que sabes que alguien no es bueno para ti, pero no sabes como alejarte? Crees que tu vida será mucho peor si lo sacas de ella. Que cambiará. Un día encuentras el valor y lo ves todo mucho más claro. Y te alejas. Y claro que las cosas cambian. Has hecho lo mejor que podías hacer, a pesar del dolor. Porque claro que lo vas a pasar mal, claro que duele. 

Pero después del dolor te das cuenta de que tu vida no ha cambiado a peor. Estás mejor. Porque habrás perdido a alguien, pero has recuperado a otra persona mucho más importante. A ti mismo. 

Y creeme que siempre va a ser preferible seguir siendo quien eres, aunque ello conlleve renunciar a cientos de personas. Porque cuando te pierdes a ti mismo, lo has perdido todo.


(Se que he estado muy desaparecido, pero necesitaba un tiempo para analizarme y para estar conmigo mismo. Y para estar con gente que me hace bien. Y no he leído casi nada. Pero pronto volveré, lo prometo.)

Dani.

3 comentarios

  1. Hola!
    Ánimo, que tú mismo lo dices: aunque estas cosas duelen, al final siempre son para mejor.
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito y qué triste y qué cierto todo. El egoísmo tiene muy mala prensa, pero un puntito siempre nos hace bien ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola! Acabo de nominarte a un premio, te dejo el link para que te pases cuando puedas: http://torredelibros2014.blogspot.pe/2015/11/nuevo-premio.html
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Dani Gallagher © - DISEÑADO POR HERPARK